EL SPOILER; INTERSTELLAR

68

Estrenamos la sección con una gran película. El presupuesto y el elenco la hacen una superproducción a la altura de las expectativas creadas por el aclamado director, Christopher Nolan (Memento, El Caballero Oscuro), y su protagonista, el revalorizado Matthew McConaughey (True Detective). Se trata de una historia elaborada, de las que no te permite parpadear si quieres acabar enterándote de algo, sello casi obligatorio en las cintas de Nolan. La música de Hans Zimmer (Origen, El Caballero Oscuro) y el ambiente creado por los efectos especiales, fotografía o atrezzo consigue trasladarnos más allá de los confines del Universo y dejarnos perdidos en planetas desconocidos y sin esperanza alguna en la búsqueda de un hábitat donde el ser humano pueda sobrevivir a la inminente desaparición del planeta Tierra. El problema es que para entender la película hay que saber aceptar varias paradojas importantes (esto lo pensé en cuanto salí del cine y en seguida acudí a internet donde confirmé mis sospechas). La primera, es la paradoja de que en la historia, el protagonista, Cooper (McConaughey), se comunica desde el futuro con el propio Cooper. Hablamos de las señales en morse del reloj y de las coordenadas de la estación de la Nasa que el Cooper del futuro envía al Cooper del presente (pasado) a través de la estantería, de la que van cayendo libros de forma deliberada. Así es como el Cooper del presente (pasado) consigue localizar la estación espacial y comenzar con la aventura propiamente dicha; a través de unas pistas que él mismo se enviaba desde el futuro al que llegaría gracias a dicha estación espacial.

spoiler3Lo que para la Ciencia Ficción viene a ser la terrible y temida pescadilla que se muerde la cola.

La segunda paradoja es la de la raza humana del futuro, quienes rescatan al protagonista de un agujero negro y de un agujero de gusano y le colocan justo enfrente de Saturno en el momento oportuno para que le recojan y le salven. Damos por hecho entonces, que dicha raza humana futura es capaz de desenvolverse perfectamente dentro de un agujero negro y de crear agujeros de gusano, gesto que les honra, pero de nuevo nos encontramos con la terrible situación de que dicha raza humana futura no existiría si Cooper no termina con éxito su misión. Otra vez tenemos aquí a la fea pescadilla mordiéndose la cola, lo cual me lleva a la siguiente pregunta, que para el caso, no tiene nada que ver con la película: ¿por qué siempre “la pescadilla” se muerde “la cola”? Pues porque puede. Bien, retomamos este Spoiler después de aceptar también que los humanos del futuro, cuya existencia depende de Cooper, puedan salvarle (¿desde el futuro?) en mitad de su misión, y si, ya puestos, pasamos por alto también el muy criticado detalle de que se tardarían más de dos años en llegar a Saturno y asumimos el nulo paso del tiempo en agujeros negros y el paso del tiempo que los guionistas han asignado a agujeros de gusano y a los distintos planetas por los que pasa Cooper, llegaremos a ver como un protagonista que no aparenta más de cuarenta años a causa de sus continuos desfases gravitatorios, acaba la cinta en la llamada “Estación Cooper” (en honor a la continua labor de investigación de su hija para rescatarle del espacio, no a su “hazaña” de perderse en él), una recreación de la tierra en un ambiente futuriblemente habitable por los humanos a la que consigue llegar justo a tiempo para despedirse de la anciana moribunda que es entonces su hija y que se encuentra rodeada de su prolífica familia en el lecho de muerte. En definitiva, hablamos de una aventura espacial trabajada y de calidad, que te hará pasar dos horas y media de buena ciencia ficción pegado al sofá, y al final, acabarás reflexionando inevitablemente sobre el Universo y sus posibilidades, lo cual en los tiempos que corren no es digno de menospreciar.

Ciencia Ficción muy del Siglo XXI para mentes abiertas y amantes del buen cine en general.

spoiler2

Deja un comentario