FALLECE EL GENIO CREATIVO DE MARVEL “STAN LEE”

 

Si bien ya sabíamos que en los últimos años su avanzada edad y los distintos problemas de salud que padecía le impidieron participar de los distintos rodajes previstos, además de sufrir la pérdida de su esposa Joan Clayton que falleció en 2017 a los 93 años de edad, la triste noticia se expandía ayer como la pólvora a última hora de la tarde: fallecía en California a los 95 años de edad el genio creador de Marvel, Stanley Martin Lieber “Stan -the Man- Lee”.

La noticia es especialmente dolorosa por lo cercano, algo a lo que él mismo, siendo escritor y editor de cómics, nos malacostumbró con sus múltiples apariciones en las distintas adaptaciones de Marvel para la gran pantalla así como en alguna que otra película de forma ocasional. Tanto fue así, que para muchos es conocido como “el tipo de los cameos de Marvel. Pero es que si algo tenía Stan Lee, y es algo que además supo transmitir perfectamente a todos y cada uno de sus personajes, era la cercanía y, en definitiva, la humanidad. Stan “The Man” Lee fue un hombre rodeado de seres de fantasía que siempre se mantuvo cerca de las personas de verdad.

Stan Lee en la saga Spiderman

En 1942 publicó su primer cómic como guionista, dos páginas protagonizadas por el Capitán América, lo cual es un reflejo de la grandeza de una empresa que lleva más de 75 años desde que se colocaran sus primeras piedras. Y es que estrellas mundiales como Scarlett Johanson, Chriss EvansJames McAvoy, Jennifer Lawrence o Michael Fassbender no son más que los últimos empleados en formar parte de una inmensa factoría de ideas cuyo nombre es STAN LEE, un tipo que, papel mediante y lapicero en mano, encontró en su talento el salvoconducto que hacía llegar a sus obras un trasfondo preciso para que el resultado fuese adictivo y emocionante, instaurando los pilares básicos de una entonces conocida como “casa de las ideas” con personajes como Spiderman, Los 4 Fantásticos, El Increíble Hulk, Thor, Iron Man, Dr. Extraño, Daredevil… y convirtiendo aquella modesta editorial de cómics en lo que hoy en día es uno de los lobbys más importantes del mundo. El Universo Marvel.

 

Stan Lee con Chris Evans

Y es que Stan Lee encarnó el sueño universal (que no americano). Un friki nonagenario que a base de colores, fantasía y fe consiguió llevar sus ideas a todos los rincones del mundo. Además siempre fue el tipo de la sonrisa en el rostro.

En esta parte del charco aún no habíamos llegado a mediados de la década de los noventa. Yo entonces ya leía cómics y conocía a muchos de los personajes de Marvel así como el nombre y apenas el rostro de su creador cuando, de algún modo que no podría recordar jamás,  llegó a mis manos un ejemplar de la serie “Conflicto de Personalidad” de El Increible Hulk (#372 y #377 en USA). Quizás siempre había estado ahí, entre mis peluches, llaveros, fotos, coches de juguete, encendedores, muñecos, pelotas, cintas de cassette, revistas, libretas viejas, montones de ropa, cómics… el caso es que en esa historia en concreto, el genial guionista Peter David (probablemente el más representativo de las obras de Hulk) usaba a la perfección la idea principal de Lee al crear a “la masa”, provocando un enfrentamiento entre la parte salvaje y desatada de Hulk (Hulk Verde) y la inteligencia de Bruce Banner (Hulk Gris) en el que el protagonista empieza y acaba siendo Banner; una obra maestra en clave de hipnosis que jamás podré olvidar por abrirme de par en par las puertas del universo Stan Lee y sus intenciones a la hora de crear personajes. Entonces comencé a redescubrir el mundo Marvel y a sus superhéroes en el trasfondo que les enmarca, tarea de la cual aún no puedo presumir haber concluido.  El viejo Stan Lee no dejaba cabos sueltos; nada al azar. Sus personajes son pura metáfora, contraste (hasta la poesía algunos), y sobre todo, y perdón por la redundancia, sus personajes son HUMANOS.

Ahora, Stan “The Man” Lee es el SUPERHUMANO al que siempre alabarán superhéroes y villanos. Hasta el último rincón de la Galaxia y por los SIGLOS de los SIGLOS.

 

Deja un comentario