TRISTE ADIÓS A MANUEL MOLINA

smash-manuel-molina-20-05-10-C

“El flamenco está prostituyéndose; bueno, lo están prostituyendo. El que tiene dinero lo compra y lo cambia. Ahora resulta que mis ideas no valen, tienen que ser las ideas que tienen ellos (que ellos no tienen ni putísima idea). Los que comercializan todo esto deberían tener más vergüenza torera y dejar que los flamencos sientan, sufran y disfruten con su arte sin cambiarles los cables. Eso es lo que le sobra al flamenco.”

Así hablaba años atrás sobre el Flamenco Manuel Molina, el hijo del Encajero.

1432018628_760935_1432019127_noticia_normalNatural de Ceuta, aunque sevillano hasta la médula, el guitarrista y compositor, que junto a Lola Montoya, ha sido y será siempre recordado por la pareja artística “Lole y Manuel”, exploró las raíces del rock a mediados de los 70 gracias a su conexión con los músicos de la mítica banda “Smash”, quienes, influenciados también por el estilo flamenco de Manuel Molina, acabarían convirtiéndose en el referente indiscutible de lo que hoy en día se conoce como “flamenco-fusión”. Aun así, el músico era partidario de que “al flamenco no se le puede maltratar”, y abogaba por una sensata fusión musical que respetase las significativas raíces del cante jondo. Smash fue la consecuencia de una oferta que Manuel nunca pudo rechazar: le ofrecieron tocar con la banda (algo que él no tenía muy claro) a cambio de conseguirle un permiso para ausentarse del servicio militar. Las mejores historias casi siempre empiezan por casualidad.

Con una cultura musical inagotable y una envidiable elocuencia, hoy fallecía Manuel Molina, víctima de un cáncer con el que llevaba ya unos meses conviviendo y a cuyo duro tratamiento el guitarrista había renunciado voluntariamente.

La pérdida es absolutamente irreparable, pues con ese porte de gitano capaz de inspirarse en los Beatles para componer una soleá no saldrán muchos de aquí en adelante. Con esa postura tan suya y tan peculiar para tocar la guitarra y su forma de componerle a las nubes, al sol o al romero en flor no saldrán muchos de aquí en adelante.

O sí, porque la sombra de Manuel Molina es grande, y no pocos serán quienes continúen con su estilo y con su estela.

Descanse en Paz para siempre Manuel Molina, el hijo del Encajero y el padre del flamenco-fusión.

smash-19-05-10-A

Deja un comentario